BLOG

LinkmyCoach en AECOP Magazine

LinkMyCoach nace con vocación de poner la tecnología al servicio del coaching, y así lo contamos en la entrevista que nos han en AECOP Magazine, la revista informativa de Coaching y Empresas

Rosa Górriz Estudió ingeniería industrial. Con 30 años fundó una escuela de negocios pionera en formación de perfiles digitales. Cuenta con formación en dirección de empresas, internacionalización, negocios digitales y actualmente cursa un máster en desarrollo personal y liderazgo al tiempo que dirige una startup tecnológica creada para dar servicio a los coaches.

¿Cómo llegaste al mundo del desarrollo profesional y personal?

Desde muy joven me ha interesado este tema. Ya en la adolescencia leía mucho y durante mi etapa en la universidad colaboré en el desarrollo de otros estudiantes a través de formaciones en habilidades que organizábamos por toda Europa. Cuando emprendí mi carrera profesional, lo tuve claro: mi lugar estaba en la formación y consultoría. Esto me llevó a fundar con 30 años mi propia escuela de negocios, posicionándola como referente en tecnologías digitales. Pero entonces viví un punto de inflexión: debía profundizar en mi crecimiento profesional. Necesitaba un nuevo proyecto de vida, dar un paso más, encontrar de nuevo mi sitio. Y fue así como decidí desvincularme de la escuela de negocios y empezar un proceso de coaching.

¿Qué supuso para ti este proceso?

Rosa Górriz Estudió ingeniería industrial. Con 30 años fundó una escuela de negocios pionera en formación de perfiles digitales. Cuenta con formación en dirección de empresas, internacionalización, negocios digitales y actualmente cursa un máster en desarrollo personal
y liderazgo al tiempo que dirige una startup tecnológica creada para dar servicio a los coaches.

¿Cómo llegaste al mundo del desarrollo profesional y personal?

Desde muy joven me ha interesado este tema. Ya en la adolescencia leía mucho y durante mi etapa en la universidad colaboré en el desarrollo de otros estudiantes a través de formaciones en habilidades que organizábamos por toda Europa.

Cuando emprendí mi carrera profesional, lo tuve claro: mi lugar estaba en la formación y consultoría. Esto me llevó a fundar con 30 años mi propia escuela de negocios, posicionándola como referente en tecnologías digitales. Pero entonces viví un punto de inflexión: debía profundizar en mi crecimiento profesional. Necesitaba un nuevo proyecto de vida, dar un paso más, encontrar de nuevo mi sitio. Y fue así como decidí desvincularme de la escuela de negocios y empezar un proceso de coaching.

¿Qué supuso para ti este proceso?

Hay un antes y un después. Tuve la suerte de contar con una gran coach, Esther Bauset, quien me ayudó a alinearme con mis valores personales y encontrar mi propósito de vida. Además, este proceso me llevó a entrar en contacto con gente que se encuentra en el mismo punto que yo, descubriendo a personas maravillosas que comparten sus aprendizajes, escuchan y mejoran tu vida. Y esto aporta un valor incalculable a tu día a día.

¿Y qué resultados obtuviste?

Como fruto del proceso de coaching tuve claro que mi propósito va ligado a seguir mejorando la vida profesional de los demás, como venía haciendo tantos años con la formación y a consultoría, pero esta vez dándole un punto de tecnología que siempre me ha interesado tanto. Durante varios años fui mentora en eventos de creación de startups y esta vez me tocaba a mi ser la protagonista. Así, fundé LinkMyCoach: un software de gestión específico para coaches que incrementa su productividad, mejora la relación con sus coachees/clientes y potencia su imagen de marca.

¿Y cuál es la necesidad que resuelve este software?

Durante los procesos de coaching se suele trabajar con libreta física, anotaciones, emails, whatsapps, enlaces a contenidos, Word, Excel, carpetas compartidas, etc. En algunas ocasiones, no recordaba dónde tenía un vídeo que quería ver de nuevo, o un artículo que hablaba sobre algo específico, debiendo pedírselo de nuevo a mi coach.
Y pensé que, si el proceso de coaching pudiera ir acompañado de los beneficios que nos aporta la digitalización, sería todavía más potente para ambos: coach y coachee. Estudié bien el grado de digitalización del sector del coaching y me di cuenta de que había una gran oportunidad de mejorar la productividad del coach, dar un paso más en su profesionalización, permitirle obtener métricas como en cualquier empresa o negocio y reducir hasta en un 37% el trabajo administrativo y organizativo.

¿Y qué funcionalidades destacarías de este software para coaches?

Para empezar, destacaría el espacio común que comparten coach y coachee. Al iniciar el proceso de coaching, el software permite establecer los objetivos a conseguir y medir la evolución durante el proceso.

Además, existe un espacio donde vamos integrando toda la documentación que ambos generan durante el proceso: notas, ejercicios, planes de acción, bibliografía recomendada, enlaces externos a contenido de interés, etc.

Además, cuenta también con una agenda sincronizada para ambos, exportable a los principales sistemas de agendas digitales y que cuenta con notificaciones y recordatorios personalizados, evitando tener que estar pendiente de recordatorios personales.

Por otro lado, la base de datos de clientes potenciales y reales permite tener unificada toda la información, de manera que en cualquier momento podemos ver el histórico de un cliente (horas de coaching realizadas, objetivos conseguidos, número de sesiones, facturación…), o hacer un filtrado de clientes potenciales para una acción de marketing, por ejemplo.

Otra de las funcionalidades que en mi opinión marca la diferencia es la automatización del recuento de horas acumuladas para certificarse como coach. Adiós al Excel y al recuento manual de horas. Y por último, el cuadro de mando del coach. Tener un cuadro de mando es como conducir un coche:
¿cómo conduciríamos si no supiéramos cuanta gasolina nos queda, a qué velocidad vamos o si el motor se está calentando en exceso? Seguro que podríamos conducir, pero con muchos más errores y dudas. Pues lo mismo ocurre en un negocio: en la medida en que tengo datos, puedo gestionarlo mejor.

Por ejemplo, ¿qué porcentaje de la agenda tengo cubierto este mes? ¿Y este próximo trimestre? Seguro que, si tengo la información, puedo programar mejor mi trabajo y mis acciones comerciales. ¿Cuál es el grado de consecución de los objetivos de mis coachees? Seguro que, si es del 60%, sabré que tengo que mejorar algún aspecto de mi método o mis sesiones, mientras que, si es del 95%, puedo confiar en que mi trabajo como coach es bueno. Por eso, confío en que LinkMyCoach se va a convertir en el software de referencia entre los coaches, les permitirá mejorar en su trabajo, centrarse en lo importante y conseguir mejores resultados aprovechando las ventajas de la tecnología. A esto, nosotros le llamamos Coaching 2.0.